Associació de Veïns de Bellvitge

Abril 7, 2010

Les AMPA de L’H es mobilitzen contra la política del conseller d’Educació

La modificació del calendari escolar ha estat el motiu que ha encès la protesta de les associacions de mares i pares de L’Hospitalet. En una roda de premsa, les AMPA de l’Hospitalet i també de Badalona, Santa Coloma i Sant Boi han convocat les famílies a manifestar-se aquest diumenge a les dotze del migdia a la Plaça de Sant Jaume de Barcelona. Serà una concentració per mostrar el seu rebuig i desacord amb les actuals polítiques educatives de la Generalitat.

Les AMPA convocants creuen que és necessària la modificació del calendari escolar però no estan d’acord amb la manera com s’ha fet. Acusen la Conselleria d’Educació d’improvisar la setmana blanca del febrer i d’imposar-la sense el consens de mestres i famílies. Preveuen que no hi haurà suficients monitors de lleure per fer activitats, i que tampoc hi ha els espais adequats.

Les AMPA opinen que la Conselleria ha sobrecarregat de feina les AMPAS en la posada en marxa de les activitats per la setmana blanca del febrer. A més, també opinen que les famílies pagaran el cost total dels casals.

Les AMPAS de L’Hospitalet, Badalona, Sant Boi i Santa Coloma s’han desmarcat de la FAPAC, el màxim representant de les associacions de mares i pares a Catalunya, que ha votat a favor del nou calendari. Des de L’Hospitalet, confien que més representants de les famílies se sumaran a la seva protesta contra les polítiques de la Conselleria.

Text i fotografia de Digital-h

MOLTA MÉS INFORMACIÓ AL BLOC DE LES AMPAS DE L’HOSPITALET

Abril 3, 2009

Conociendo a mis vecinas

Filed under: ACCIÓ SOCIAL,Dona,Relacions — AVVBellvitge @ 12:01 am
Tags: , , , ,

Jenny y yo somos buenas amigas y pertenecemos, junto a otras madres a la junta de la Asociación de Madres y Padres del cole de nuestros hijos. Ella, además, es miembro de la Asociación de Vecinos del barrio y coordinadora de la Vocalía de la Dona de la misma y desde la cual convocó el pasado 26 de marzo a las mujeres del barrio, con el fin de conocernos y crear espacios comunes mediante talleres, charlas, salidas… Y allí que fui yo a apoyarla, que eso siempre gusta.

Éramos unas 20 y empezamos presentándonos. La edad de las asistentes rondaba los 60, excepto Jenny y yo que éramos las más jóvenes, y Trini, que tiene casi 80, pero con una vitalidad y energía que ya quisieran muchas…
Unas ya se conocían entre ellas y la mayoría nos teníamos vistas por el mero hecho de ser del barrio y vernos en el mercado o paseando.

Poco tardaron en explicar sus inquietudes:
Trini estaba preocupadísima porque no le salía el escudo de España a punto de cruz; Ana tenía unas ganas enormes de ir a un programa de la tele como espectadora y otras rememoraron años ha cuando asistieron a ver Filiprim o Channel nº4; Carmen deseaba hacer aeróbic o algo así, movidito vamos, -porque llega el verano- explicaba.
Carmen, Mercedes y algunas más resaltaron su afición a la cocina; la gran mayoría a las labores (punto de cruz, bordar, manualidades…) y otras se enorgullecían de participar en talleres, charlas, asambleas de la Asociación y cualquier actividad propuesta por las diferentes asociaciones y entidades de nuestro barrio.

Propusieron un gran número de actividades que se podían hacer, entre ellas cocina y teatro, -para pasar un ratillo divertido- decían.

En algún momento entró en la sala Nancy, compañera de Jenny en la Vocalía, portando un tentempié para todas nosotras.

En general eran mujeres amas de su casa, con hijos todavía en casa, y nietos otras.
Tenían ganas de formar parte un grupo en el que sentirse personas independientes.
Me sorprendió la dependencia que casi todas tenían de sus maridos. Explicaron que sin ellos no salían a ninguna parte, y por consiguiente, no tenían amistades fuera de la pareja y no estaban dispuestas a hacer actividades de un día entero, como excursiones, porque entonces sus maridos se quedarían en casa solos, -excepto Fabiana y Rosa que eran de las que se presentan allí donde hay alguna charla o taller-; entonces, mi amiga Jenny propuso abrir un grupo de hombres que harían actividades simultáneas pero en diferentes espacios. Eso las animó y lo aceptaron de buen grado.

Explicaron algunas anécdotas, por ejemplo Ana, que estando en un centro comercial, perdió de vista a su hijo y fue rápidamente a información para comunicarlo:
-¡Señorita he perdido a mi niño!
La azafata se apresuró a preguntarle:
-¿Qué edad tiene su hijo?
Ana le respondió:
–35.
Y es que el pequeño siempre será el pequeño….

Jenny y yo estábamos maravilladas escuchándolas. Acostumbradas a tratar con las familias del cole, aquella reunión fue como estar en otra dimensión al ser una generación diferente a la nuestra, y por tanto con visiones, inquietudes y necesidades diferentes. Fue una experiencia encantadora, como una brisa fresca, la verdad.

Quedamos en vernos pasada la Semana Santa, allá por mediados de abril…

Emma Núñez

Bloc a WordPress.com.